MIEDOS, MITOS Y FALSAS CREENCIAS QUE TE IMPIDEN SALIR DE LA RUEDA DEL HAMSTER.

Tengo que inventar algo o tener una super idea para triunfar porque hay mucha competencia.

Olvídate desde ya de esa idea. No tienes que inventar nada, ya está todo inventado. Es más, si crees que tienes una super idea pero no hay nadie ganando dinero con ella es porque seguramente no funciona. Alguien ya lo habrá intentado antes que tú.

Si tienes competencia vas bien, solo vas a tener que mostrar porque tú eres diferente al resto. Las personas acabarán comprándote si conectan contigo, si ven que eres auténtico y si ven que tienes ganas de ayudarles a solucionar sus problemas.

No vas a venderle a todo el mundo, solo tienes que encontrar tu hueco en el mercado, no solo hay un futbolista ganando dinero de ello, o un peluquero, o un abogado, o un psicólogo. 

Muéstrales porque eres diferente y porque deberían elegirte a ti antes que a la competencia, si haces esto tienes mucho ganado. 

Repito, no tienes que tener una idea genial e innovadora ni inventar nada para empezar.

No puedo dejar mi trabajo porque tengo que pagar las facturas.

Nadie te está diciendo esto, ni mucho menos. Lo ideal es hacer todo lo contrario hasta que generes unos ingresos igual o superiores a los que tienes en tu trabajo por cuenta ajena.

Igual que no te vas a tirar de un avión sin paracaídas tampoco debes dejar tu empleo sin tener unos ingresos recurrentes seguros que te permitan vivir como hasta ahora.

¿Me estás diciendo que tengo que tener dos empleos? Tampoco estoy diciendo eso. Pero si quieres dejar tu trabajo actual, o empiezas en paralelo en tus horas libres o consigues tener un colchón económico que te permita dedicarte al 100% a tu proyecto personal.

Muchos no lo entienden, muchos no conocen su economía, muchos piden préstamos millonarios para montar algo que no saben si va a funcionar o no, por favor no seas tú “el tonto motivao”. Haz las cosas con dos dedos de frente, empieza poco a poco (así lo hice yo), consigue tus primeros clientes, crea un sistema que te permita generar ingresos recurrentes y entonces podrás despedir a tu jefe.

No he tenido suerte, solo los genios lo consiguen y yo no soy uno de ellos.

No es cuestión de suerte. Pregúntale a cualquiera que lo haya conseguido y te lo dirá. Aquí aplica la ley de causa-efecto. Todos ellos han trabajado duro, han fallado muchas veces, han tropezado e incluso han pensado en dejarlo más de una vez.

El problema es que tú los ves ahora ahí arriba y te parece inalcanzable pero si te esfuerzas, si tienes un sueño, si haces lo que haga falta, cuando haga falta, las veces que haga falta el premio llegará.

«No existen las casualidades, existen las causalidades»

Ademas, si fuera cuestión de «genios» tener un trabajo que te apasione, que te permita generar más ingresos que la media y que te de la libertad de tiempo que quieres solo Beethoven, Picasso o Messi lo harían.

Para mi esto es una excusa más que te dices a ti mismo para no hacer lo que tienes que hacer.

¡Encuentra eso que te hace especial y exprímelo!

Tengo que invertir mucho dinero.

Si quieres abrir un local, comprar maquinaria y contratar empleados, pues sí. Si quieres validar tu idea y tener un negocio que funcione casi de manera digital, pues no.

Lo primero que deberías hacer es validar tu idea y existen infinidad de recursos que han usado otras empresas (muy reconocidas algunas) para hacerlo tanto si vas a vender servicios como productos (de estos ejemplos te hablaré en otro post). Muchos de estos recursos tienen una versión gratis que te va a permitir empezar sin preocuparte por los gastos, es más, así debería ser.

Antes de invertir en nada lo primero que tienes que hacer es validar tu idea, poner tu solución delante de las personas que te necesitan y para eso no te hace falta más que tu teléfono móvil. Aunque te suene raro, los primeros en comprarte serán tus amigos y familiares, incluso por pena, pero será el mayor aprendizaje que te puedas llevar.

Una vez consigas tus primeros ingresos reinviértelos si lo crees necesario, contrata a alguien para que te eche una mano, contrata un mentor que te haga el camino más rápido y fácil o aprende nuevas habilidades para seguir mejorando tus capacidades y tu negocio.

Es que a mi no me dan oportunidades.

«Si haces lo mismo que el resto de la humanidad conseguirás los mismos resultados que ellos»

¿Cuántas personas se pasan el día mirando ofertas de trabajo en infojobs? ¿Cuántas se patean las calles dejando curriculums o mandándolos por internet? Puede que a alguien esto le funcione pero no a la mayoría.

¿Te has preocupado por descubrir tus talentos? ¿Por saber qué necesita esa empresa o profesional? ¿Has entrado y has pedido una cita con el encargado o con el dueño? ¿Has ido a todas esas empresas en las que trabajarías por que te gustan? ¿Has insistido lo suficiente? ¿Te has ofrecido a trabajar gratis unos días para demostrarles que realmente eres la persona indicada para el puesto?

No digas que no te dan oportunidades, el problema es que no has hecho lo que tienes que hacer porque esto ya no mola tanto.

Solo puedo dedicarme a eso que he estudiado (o no tengo estudios de ningún tipo). ​

Puede que sí o puede que no. Si lo que estudiaste lo hiciste por pasión y por vocación seguramente por ahí ande tu camino. Si por el contrario no fue así y estudiaste «algo con salida» o lo que te dijeron que tenías que hacer seguramente aprovecharás esos conocimientos o parte de ellos en otra profesión o simplemente no los volverás a usar.

Hoy no es necesario tener un título universitario para emprender ni para encontrar un gran trabajo. Lo que se premia hoy en día (y cada vez va a más) son habilidades como la creatividad, la comunicación, la atención al cliente, tu fortaleza mental, tu capacidad de resolver problemas, la capacidad de pasar a la acción a pesar del miedo, etc.

Todas estas habilidades son las que te harán llegar lejos y no un título que diga que te has pasado de 4 a 10 años estudiando algo. Si después no sabes desenvolverte en un trabajo nada de eso valdrá.

Si de las 100 personas más ricas del mundo (ojo, las más ricas del mundo) 32 no tienen estudios ¿Me estás diciendo que tu no puedes encontrar un empleo que te permita ser feliz sin estudios? Lo siento pero no te compro esa excusa.

Yo no tengo estudios universitarios, no los terminé, y si le preguntas a muchos emprendedores te dirán que tampoco los tienen o no se dedican a eso que estudiaron cuando eran jóvenes.

Lo que elija ya es para toda la vida, tengo que acertar porque si fallo...

Yo empecé ayudando a personas a mejorar sus hábitos diarios, tanto físicos como mentales, ese fue el primer curso, si se le puede llamar así, que vendí. Hoy ya no hago eso, ya no me dedico a lo mismo, y puede que dentro de unos años tampoco haga lo que estoy haciendo ahora, no lo sé y tampoco me preocupo por ello. 

Ocúpate de encontrar tu sitio aquí y ahora y cuando llegue el futuro le plantamos cara juntos.

Puede que no te imagines estar cambiando así de profesión y puede que no lo hagas nunca, pero la razón es que estás acostumbrado a ver a las personas de tu entorno pasarse toda la vida haciendo lo mismo o en la misma profesión. Pero no tiene porqué ser así, puede que tus objetivos cambien, que tus prioridades varíen o puede que ya no le encuentres sentido a lo que haces y si llega ese momento tendrás la posibilidad de pivotar

Solo quiero que tengas en cuenta que el camino que elijas no te va a mantener esclavo si tú no quieres, podrás variar el rumbo siempre que quieras si tienes las herramientas y la mentalidad adecuadas.

Y hasta aquí los mitos, miedos y falsas creencias que más escucho a diario por personas que quieren emprender pero que no dan el paso ¿Cuál es el tuyo? ¿Qué te impide empezar a crear un proyecto a tu medida? ¿Cuál es la razón por la que pospones tus sueños? Si quieres contármelo te dejo mi agenda aquí debajo para que tú elijas la hora que mejor te venga y hablemos sin ningún compromiso, aunque te advierto que puedo ser muy persuasivo y que saldrás convencido de qué vas a despedir a tu jefe… después no me eches la culpa 😉

Deja un comentario